fbpx

10 ideas para convertir la gratitud en un estilo de vida

¡Hola AlmatintaLover! ¡Qué bueno tenerte por aquí, y como el tema lo amerita, te damos muchas GRACIAS por visitar nuestra primera entrada a este Blog para Almas Creativas, como tú!

Quizás desde muy pequeñas nos han enseñado el significado de la gratitud, a partir de un favor, gesto o actividad que alguna persona haga por nosotras, sin embargo, se nos olvida que la gratitud va mucho más allá y que con simples acciones todos los días, podríamos convertirla en un estilo de vida. Y sí, las actividades realizadas después de cierto tiempo se pueden llegar a convertir en hábitos poderosos.

Podemos hacer que se vuelva una actividad tan natural como sentir tu respiración, sonreír, o entregar el dinero al pagar el bús o el café.

Y claro, no es tarea fácil cultivar un corazón agradecido, siempre habrá situaciones duras, tristes, hasta decepcionantes, partiendo que cada día no es igual al otro, pero la palabra de Dios nos dice: “La tristeza tiende a pulirnos” (Ecles. 3), así que sabemos que podemos tomar cada situación y transformarla en regalos por la gracia de Dios.

A continuación, te damos ideas sencillas que puedes incorporar en tu día a día, para cultivar un corazón agradecido, y sabemos que son capaces de transformar tu vida.

1.    No te levantes de tu cama sin antes realizar una oración de gratitud. 

Cada día, crea el hábito de que tus pies no toquen el suelo hasta que hayas dado las gracias a Dios por un nuevo amanecer, por las cosas que harás en este día, por Dios traer nuevas misericordias junto al sol. Eso cambiará la actitud con que te enfrentarás a unas nuevas 24 horas. Yo normalmente le agradezco en ese tiempo por un día más de vida.

 2.    Reflexiona sobre tus pensamientos y emociones. 

¿Cómo te sientes hoy? La idea es que puedas crear preguntas sencillas con el fin de poder descubrir cómo te estás sintiendo. Aprende a conocer las emociones que vives a diario, en cualquier momento del día; cuando vayas de camino al trabajo, al inicio del día o al final del día cuando ya estés a punto de acostarte. Después de un largo día, podemos ir pensando, ¿Cuál fue la emoción que tuve hoy? ¿Es más de tristeza, desánimo que de felicidad por lo que vivo? Observa y busca la forma de poder transformar esas emociones en gratitud. Está claro que no todos los días son buenos, pero siempre habrá algo por lo que podemos agradecer.

3.    Da las “Gracias” a todos. 

La palabra “gracias” parece una palabra más del vocabulario, y al principio te decíamos que solo la relacionamos con algo que alguien hace por nosotros. Pero esta palabra cobra sentido, cuando somos intencionales en dar las “gracias” de forma genuina a aquellos que nos ayudan cotidianamente. A nuestros padres, compañeros de trabajo quien limpia la calle por donde andas. Hazlo distinto cuando puedas, déjales una nota, hazles una llamada, o al decírselos, míralos a los ojos. Esto es capaz de transformar su día e incluso, los hace sentirse valorados.

 4.    Atrévete a dar gracias por lo que consideras negativo en tu vida.

Para llevar una vida de agradecimiento tenemos que tener claro que siempre existirá una prueba, contratiempo, como lo quieras llamar, pero que te está enseñando algo. Hoy puedes recordar alguna situación que viviste hace algún tiempo que parecía muy difícil, por lo cual no tendrías razones en ese momento para agradecer, pero hoy, ¿Cierto que hay suficientes motivos para agradecer? aunque no lo creas, te invito a revisar esa situación hoy que no te genera buenos sentimientos y como puedes agradecer por eso. En 1 Tesalonicenses 5:18 dice: “Dad gracias en todo, porque esta es la voluntad de Dios para con vosotros en Cristo Jesús.”

 5.    Establece puntos de partida y llegada. 

Colócate una meta diaria en cualquier aspecto de tu vida, y toma la decisión de hacer que ese día cuente. Esto te ayudará significativamente a sentirte enfocada y a gusto con sus propósitos, ten en cuenta que, si por algún motivo no logras cumplirlo, analiza qué te impidió lograrlo y aprende de ese día. Eso hará que valga la pena.

6.    Sé voluntario en algo, comienza con tiempos cortos.

Puedes iniciar actividades cortas que contribuyan al hacer algo bueno por una persona, es una manera de llevar a la acción el agradecimiento que tenemos con Dios y amar a otros. Alguien en algún momento, necesita una mano amiga y de ayuda, hazlo sin esperar nada a cambio. Así sea una actividad mínima como ayudarle a cruzar la calle, ayudarlo con algo que necesita, realizar alguna donación, ser voluntario de obras sociales, o simplemente sentarte a escuchar a esa persona que lo necesita. Una acción puede valer más que mil palabras.

7.    Disfruta de la sensación de sentirte agradecido. 

Algo que te va a suceder con los días y es un punto muy importante, es permitirte sentir la sensación de agradecimiento en tu cuerpo, cuando piensas en cosas como: “¡Wow esto es maravilloso!”, “¡Que felicidad!”, “¡Que increíble que esto suceda!”, en esos momentos tu cuerpo puede estar sintiendo el sentimiento de gratitud. Lo ideal es que puedas aprender a reconocer tu cuerpo en esos momentos, tus pensamientos y sentimientos como llegaron a ese punto, pero siempre que suceda disfruta el proceso, celebra ese sentimiento en el momento que ocurre, es realmente maravilloso.

8.     Aprende a reconocer el valor de las pequeñas cosas.

Este es mi punto preferido, porque les quiero compartir un ejemplo maravilloso y es que cuando no tenemos o perdemos algo es cuando más logramos valorar esa ausencia. Da gracias por tener una cama, por tener ropa que vestir, alimento todos los días, o dar gracias por tu fuente de trabajo y por tus habilidades o talentos. 

Desde mi experiencia no pasa un día que no le agradezca a Dios por mi trabajo, entender que por medio de él puedo servir, y alegrar la vida de otras personas como tú. Es realmente mágico. Por eso te invito a agradecer por aquello que hoy podrías estar dando por sentado.

9.    Antes de acostarte, vuelve a dar gracias por lo que viviste.

Reflexiona sobre una enseñanza que tuvo tu día, da gracias a Dios por lo que te permitió vivir. Recuerda que hoy es un día que no volverás a repetir y si haces consciencia de lo mucho que puede enseñarte, al final del año terminarás siendo mucho más sabia que lo que eres hoy.

10. Anota todos los días 3 razones por las que estás agradecida.

Tener un diario de gratitud es un hábito capaz de transformarte. Está comprobado que puede cambiar tu actitud frente a las situaciones que vives, puede hacerte tener consciencia de tus emociones, aún ejercitar tu confianza en Dios, y a reflexionar sobre tu vida.

¿Sabías que en Almatinta diseñamos un Diario de gratitud para ayudarte a construir este hábito?

Nuestro objetivo es fomentar en nuestras Almatinta Lovers un pensamiento positivo cada día, pero siempre de la mano de Dios. Buscando también tu crecimiento personal y espiritual. Con dos diseños preciosos, para que puedas elegir tu favorito. Conócelos aquí: Diario de gratitud- florece y Diario de gratitud- corazón agradecido 

Aquí te dimos 10 ideas para hacer de la gratitud un estilo de vida, puedes iniciar con uno o dos, pero verás poco a poco el poder transformador que tienen. Recuerda que puedes lograr que se vuelva un hábito y te fluya, al principio no será tan fácil. Pero decide hacerlo con amor.

RECUERDA: Un corazón agradecido es un imán de milagros, no imaginan el poder de un agradecimiento expresado. Yo hoy les agradezco por leernos, por amar nuestros productos, por siempre estar apoyándonos en cada paso, y agradezco a Dios por darme la oportunidad de aportarles un poquito de mi corazón, cada día me levanto más encantada y agradecida por poder  atenderte en esta tienda bonita.

Por: Mari C. Espitia

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Únete al club de Almatinta-Lovers y recibe información exclusiva
Iniciar el chat
Chat | Tienda Virtual Almatinta
¡Hola! 👋 Es un placer que nos visites en nuestra tienda Almatinta. ¿Cómo podemos ayudarte?